¿Cuál es la edad ideal para emprender?

Por momentos pareciera que hay una especie de calendario universal donde están marcadas las cosas que debemos hacer y las edades recomendables para hacerlo.

Por César Reyes

La edad es un factor natural, pero sobre todo cultural, que condiciona muchas de nuestras decisiones y expectativas. Por momentos pareciera que hay una especie de calendario universal donde están marcadas las cosas que debemos hacer y las edades recomendables para hacerlo. Las personas creen, por ejemplo, que hay una edad para estudiar, otra para divertirse y experimentar, una más para casarse o independizarse y así sucesivamente. Si uno sobrepasa esos lapsos de tiempo se ve expuesto a críticas o comentarios que tienen como base un prejuicio y una expectativa social, e incluso de género.

Afortunadamente, cuando de emprender se trata, parece no haber, aún, una edad esperada o establecida. Y es que entre emprendedores, están los que empezaron desde muy jóvenes y otros que tuvieron alguna revelación o cambio de percepción en una edad adulta y decidieron dejar muchas de sus seguridades para arriesgarse a emprender.

Por nuestra parte,  creemos que no hay recetas ni garantías sobre nada y que muchas veces las cosas pasan por factores y condiciones mezcladas que escapan a nuestra percepción y que sin embargo nos determinan profundamente. Sin embargo, y de esto estamos muy seguros, consideramos que la infancia y la juventud son etapas importantísimas del desarrollo humano pues es en ellas donde uno forja la personalidad y la actitud frente al mundo.

Por ello, creemos que es a temprana edad cuando se está en el mejor momento para emprender y buscar los medios para cumplir nuestros sueños. A continuación damos algunas buenas razones para creerlo así.
  • La infancia es una etapa de descubrimiento y espontaneidad. Ser niño significa poder equivocarse, vivir con menos presión y responsabilidades. Esto permite a los niños disfrutar su tiempo y hacer las cosas que verdaderamente les gustan y apasionan, pues cuentan con el apoyo de mamá y papá para experimentar, arriesgar y aprender de los fracasos.
  • Los niños tiene un margen más amplio de tiempo para fracasar y, por lo mismo, mayor tiempo para asimilar y aprender de los errores.
  • Emprender en la infancia implica afrontar miedos e inseguridades. Esto ayuda a desarrollar la autoestima  y la autoconfianza, ambas fundamentales para una adultez exitosa y feliz.
  • Emprender desde pequeños nos ayudaría a comprender que podemos hacer cosas para modificar nuestra realidad. Aprender eso en la infancia nos ayudaría a convertirnos en personas más comprometidas y con una actitud proactiva frente a los problemas y necesidades de nuestro tiempo.
  • También nos permitirá definir mejor nuestros gustos e intereses para visualizar a qué nos dedicaremos en el futuro y cuán felices seremos haciéndolo. Identificar pasiones, talentos y sueños lo antes posible y trabajar para potenciarlos.
  • Finalmente, como emprender es una actividad que requiere colaboración y habilidades sociales,  hacerlo desde temprana edad permitiría convivir y aprender de personas expertas del ecosistema emprendedor.

Pero…recuerda

Nunca es tarde para empezar a luchar por lo que quieres y vivir de lo que te apasiona.

Si eres niño, ven a Dekids y comprueba que estás en el mejor momento para empezar a emprender.   

El tiempo se acaba. Participa gratis en el taller de clasificación "Quiero ser hacker"

Días
Horas
Minutos
Segundos

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *