¿Por qué crear hábitos desde la niñez?

Los hábitos y rutinas permiten a las niñas y niños instalar el chip de la perseverancia, pues éstos también nos impulsan a trabajar de forma continua por nuestras metas hasta lograrlas. 

De hecho si lo piensas, formar un hábito es muy similar al camino que trazamos cuando queremos alcanzar un sueño, primero nos planteamos un objetivo claro y pensamos en pequeñas metas que nos acerque a ese sueño. 

No importa si cuando empezamos nos tropezamos y no cumplimos con ese primer paso, siempre puedes volver a empezar y es ahí donde los superpoderes de la perseverancia y el compromiso aparecen. 

Te compartimos algunos otros de los beneficios que puede obtener si empieza a formar hábitos desde ahora. 

  1. Potencia su atención y capacidad de concentración.

Los hábitos nos ayudan a centrarnos en una tarea a la vez, incrementando la capacidad de concentrarse por largos periodos de tiempo y haciendo eficaz nuestro desempeño a la hora de ejecutar la tarea. 

  1. Mejora la confianza en sí mismo. 

Cada hábito adquirido es un logro para los pequeños así que esto incentiva su autoestima y refuerza su concepto de ser capaz para lograr todo lo que se proponga. 

  1. Aprender a gestionar el tiempo y a organizarse.

Con las rutinas diarias y los hábitos tu pequeño aprende a dar un tiempo a cada actividad, comprendiendo que organizarse es clave para cumplir los objetivos. 

 

Inserta el chip de la perseverancia y la motivación en tu niña(o), para que logre alcanzar todos sus objetivos. 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Desarrolla el potencial y la confianza de tu niña(o) con alguna de nuestras increíbles experiencias