Los concursos y competencias de la infancia impulsan a los adultos del futuro.

Competir brinda a los niños la posibilidad de ganar o perder, acercándolos al fracaso e invitándolos a poner en práctica su capacidad para tolerar la frustración.